Crack Bang Boom 8: Una edición a toda máquina

Doscientos ochenta kilómetros separan la Ciudad de Buenos Aires de Rosario, nuestro punto de destino. Lo ingreso en el GPS y me doy cuenta de algo: Rosario no es nuestro destino, sino una parada en nuestro recorrido por el universo de la historieta. Tampoco Buenos Aires es el punto de partida, porque Comic Junkies no conoce de límites geográficos. Y en este recorrido nos acercamos una vez más a la Crack Bang Boom rosarina, para que ustedes, junto a nosotros, podamos descubrir qué tiene para ofrecernos esta octava edición.

Como todos los años, la CBB nos presenta cuatro días completos de experiencias y emociones. De jueves a domingo, la lista de invitados, charlas, talleres y locales para recorrer dentro de la convención es enorme y crece cada vez más. Esta octava edición agregó un nuevo espacio que respondió a la masiva cantidad de gente que concurrió al evento. Además de los cuatro galpones se montó una carpa que alojó al espacio de los fanzines y el pabellón de artistas. También hubo actividades en teatros y centros culturales aledaños a la convención, de entrada libre y gratuita, gracias al apoyo y la colaboración de la Secretaría de Cultura de Rosario.

Desde el primer día, la agenda ya contaba con muchos espacios para recorrer. Los primeros artistas invitados fueron llegando, como así también los stands comenzaron a llenar sus exhibidores. Hiroaki Inoue, co-fundador del estudio Gainax dió una charla para todos los fanáticos del animé y se realizó un merecidísimo homenaje a Quino. Al final del día se entregaron los Premios VII Concurso CrackBangBoom, que distingue a nuevos talentos que presentan historietas originales. De a poco, los galpones iban llenándose de esa hermosa melodía que nos regala esta convención, la de todos los amantes de las historietas reunidos en un sólo lugar.

Desde el viernes temprano, la Crack ya estaba funcionando a toda máquina. La melodía se convirtió en música, y los primeros momentos memorables empezarían a quedar grabados en nuestras retinas y oídos. Pasado el medio día, Frank Miller dió su primera charla en el Teatro La Comedia, junto al gran Eduardo Risso y Eduardo Santillan Marcus, ambos organizadores del evento. Cabe destacar que este evento fue libre y gratuito gracias al apoyo cultural de la Municipalidad rosarina. Más de setecientas personas estuvieron presentes colmando la capacidad del teatro, mientras otro centenar hacía una enorme fila que bordeaba varios galpones para conseguir una firma del mítico Frank Miller. Por la tarde, Brian Azzarello dió una charla en la que repasó su extensa carrera en el mundo de la historieta. También estuvieron grandes artistas como Lucas Varela, Gerardo Zaffino y la artista local Jazmín Varela, los tres dando charlas que permitieron conocerlos más de cerca.

El sábado siguieron llegando los platos fuertes con la charla del tridente Miller, Azzarello y Risso sobre The Dark Knight III: The Master Race, donde cientos de personas se acercaron para colmar el Galpón De La Música. Hacia el final de la jornada se conocieron los resultados del Concurso de Historieta de Temática LGBTI y se llevó a cabo la Tercera Entrega de los Premios Trillo como todos los años, donde premian las obras, ediciones y autores nacionales.

Para el último día de la convención hubo varias charlas: Manuel Loza, Ernán Cirianni y el histórico Jorge de los Ríos entre otros, quiénes tuvieron su espacio para hacer repasos por sus obras y acercarse a la audiencia. Se presentó la película Necronomicon con el guionista Luciano Saracino y arte de Salvador Sanz, un buen cruce entre el cine y los mencionados autores de historieta. Y no podemos dejar de mencionar el infaltable concurso de Cosplay, donde más de 200 participantes lucieron sus disfraces ante muchísimo público que los acompañó y los ovacionó.

La constante de todos los días de la convención, como en cada edición, fueron las presentaciones de las editoriales de todas partes del país. En cada una de ellas, mostraron sus nuevos lanzamientos y obras con la presencia de sus autores. Cada panel ahondó en la producción de historietas en nuestro país, el enfoque que nunca se pierde en cada edición de la Crack.

Para el cierre del evento, un Eduardo Risso eufórico entregó las distinciones a todos los invitados con una estatuilla de Mafalda, donde el mismísimo Frank Miller se hizo presente para agitar a todo el público presente y robarse todos los aplausos. Todos los años nos preguntamos – y se lo preguntamos al mismo Risso – que nos deparará el futuro de la CrackBangBoom. Ni él ni nosotros, en cada año sabemos qué es lo que vendrá, pero si de algo estamos seguros, es que seguramente lograrán sorprendernos una vez más.

Dario

Dario es diseñador grafico y esta incursionando en las ediciones de video. De a poco se sumo al mundo de los comics gracias a Vester y Agli y le entusiasma la producción. Fanático de Edgar Allan Poe, Star Wars y el matambre a la pizza.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *